Cerca de Salzburgo se encuentra uno de los mejores lagos de Alemania: el lago Königssee. Este lago de colores preciosos, está rodeado de montañas de casi 3000 metros y acoge en sus orillas la capilla de San Bartolomé (St.Bartholomä), a la cual solo se puede llegar en barco o a pie.

Durante todo el año esta capilla recibe miles de visitas. La mayoría de los visitantes llegan a través de unos botes turísticos que navegan por el lago para llegar a la capilla. Los botes son una opción que te permitirá ver tranquilamente todas las impresionantes montañas mientras navegas desde su base, pero nosotros te proponemos hacer una ruta muy asequible caminando y volver con bote. Así disfrutaras cada uno de los rincones y miradores del lago Königsee.

¿Cómo llegar al lago Königssee?

El punto de partida para esta ruta es Schönau am Königsee donde se encuentra un parking de coches enorme, la oficina de turismo, y el inicio de todas las rutas de senderismo. Para llegar a Schönau lo más fácil es moverte en coche, está a 1h desde Salzburgo y a 2h desde Múnich. Con transporte público es un poco más largo, si estás en Múnich tienes que tomar un tren igualmente hasta Salzburg, y desde allí hay que coger uno de los buses que te deja en Berchtesgaden. Desde ahí podeis coger otro bus, o si os encontráis con ganas y fuerzas, ir andando hasta Schönau, que serían unos 40 minutos.

Ruta desde Schönau a la capilla de San Bartolomé (4.30h aprox.)

Una vez que habéis llegado al parking de Schönau y desde la oficina de información, empezaremos la ruta siguiendo las direcciones hacia la via ferrata Grünstein-Klettersteig. Enseguida nos encontraremos con las instalaciones Bobsleigh y Skeleton donde a lo mejor podremos ver gente entrenando. Seguiremos las instalaciones hasta al inicio donde se lanzan los trineos para tomar un sendero que se mete en el bosque a mano derecha. Éste nos llevara hasta una pista que sube montaña arriba haciendo eses. Después de unos 25min de subida constante encontraremos el inicio de la via ferrata.

Una vez dejada la via ferrata atrás tenemos la posibilidad de desviarnos para subir a la cima de Grünstein, donde acaba la via ferrata y hay un pequeño mirador. Subir a Grünstein y volver al punto de partida puede ser una buena opción si disponemos de poco tiempo. En nuestro caso prescindimos de Grünstein y seguimos dirección Kührointalm (1420m), Lo que nos llevó aproximadamente 1 hora pero una vez en el refugio se puede descansar y comer un poco.

Kührointalm
Kührointalm con vistas al Watzmann

Pero en caso de que hayáis traído bocadillos y algo para picar os recomendamos esperar al mirador que se encuentra un poco más a adelante, a unos 20min.  Desde ahí veréis un mirador con bancos y  vistas increíbles sobre el lago Königsee.

Lago Koengisee
Mirador Lago Königsee

Después de comer y descansar un poco ponemos rumbo hacia el último tramo, la bajada hacia Königsee. Este tramo es el más divertido y complicado ya que tiene alguna sección un poco expuesta (no recomendado para gente con mucho miedo a las alturas o familias con niños muy pequeños). Aun así no es ninguna via ferrata, es un primer tramo bien equipado con escalones y barandilla. A este tramo le sigue una zona de piedras (tartera) y ya cuando vamos perdiendo altura el camino vuelve entrar en el bosque hasta llegar directo a la capilla de San Bartolomé. En la capilla se puede disfrutar del Biergarten, tumbarnos en la césped y disfrutar la vuelta al punto de partida en barco. El precio de vuelta ronda los 8,50€ (mirar web oficial de los botes).

Biergarten en St Bartholomä
Biergarten en St Bartholomä

El tiempo en esta zona puede ser un poco variable. Nosotros fuimos a mediados de Octubre y nos hizo un fin de semana con dos días increíbles de sol. Pero nunca se sabe, en el sur de Alemania y en Austria puede hacer bastante frío aunque sea verano. Ojead un poco la temperatura antes de empezar la ruta para evitar sorpresas.

En este link podréis descargar la ruta

Deja un comentario

Cerrar menú